caes
caes
Etapa natural en la vida de la mujer

Menopausia

Disfruta de tu madurez

La menopausia no es un problema

La fertilidad de la mujer comienza a disminuir hacia los treinta años y llega una edad en la que ésta es prácticamente nula o se para definitivamente. Por este hecho, el mismo cuerpo para la producción de óvulos. Clínicamente, se considera el comienzo del climaterio en el momento de la desaparición fisiológica de la menstruación (menopausia), que se suele convertirse entre los 45 y los 55 años. A menudo, la desaparición de la menstruación va precedida de trastornos del ciclo (oligomenorrea, polimenorrea, hipermenorrea. En esta fase de la vida sexual de la mujer, podemos diferenciar entre dos cuadros: el endocrino y el clínico.

Síntomas

Principales síntomas:

. irregularidades menstruales
. sofocos
. dolor articular
. sequedad vaginal, disminución del líbido
. aumento de peso, ansiedad…

¿Cuándo empieza la menopausia?
¿Sofocos?
Las relaciones sexuales durante la menopausia
¿Me puedo quedar embarazada?
Pérdidas de orina

Una mujer llega a la menopausia cuando no tiene la regla mensualmente durante un año. Los cambios y los síntomas pueden comenzar antes. Esto incluye: cambios en la regla más o menos duraderas, más o menos fuertes, a intervalos irregulares. Calores y sudores por la noche. Insomnio. Cambios de humor. Dificultad para concentrarse. Menos cabello y más afluencia de vello facial.

Los sofocos son el síntoma más frecuente y más precoz de la menopausia. Son crisis de vasodilatación cutánea, con sensación de calor que sube desde el tórax hasta el cuello y la cara, acompañados de un enrojecimiento de la piel y una sudoración fuerte y espontánea.
Su frecuencia y duración son variables, van desde unos segundos hasta una hora. Normalmente se producen por la noche y están acompañados por un malestar general.
Estos sofocos pueden aparecer años antes y durar hasta cinco años después; aunque su intensidad va disminuyendo con el paso del tiempo.

La sequedad vaginal, uno de los principales síntomas, puede resolverse si utilizamos geles lubricantes que, además de hacernos experimentar nuevas sensaciones, evitarán que se produzca dolor durante la penetración.

Para poder disfrutar de nuestra sexualidad, es importante que no confundimos el final de la función reproductiva con el fin de nuestra sexualidad. No existe una edad ni un momento determinado en el que haya que renunciar a ella. De hecho, una sexualidad activa es muy importante a cualquier edad para mantener nuestra salud y bienestar personal.

Durante la premenopausia, que puede aparecer hasta 5 años antes de la última regla, se convierte en un descenso de las hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, pero aún se producen cantidades suficientes para la ovulación.

Hay que tener en cuenta que una mujer está en la etapa de la menopausia cuando deja de tener la regla 12 meses seguidos. Por este motivo, hay que ser cuidadoso a la hora de tener relaciones sexuales sin protección, porque el hecho de no haber tenido la regla algunos meses no implica la llegada definitiva de la menopausia.

La pérdida de orina no es una enfermedad, es sólo un síntoma de una disfunción. Entre otras causas esta disfunción o mal funcionamiento está relacionada con un desequilibrio de un conjunto de músculos y estructuras osteo-ligamentosas.

Durante la menopausia hay unos cambios hormonales que producen una pérdida de elasticidad de los músculos del perineo y se debilitan. También la edad debilita la musculatura del periné, al igual que cualquier otro músculo del cuerpo, de tal manera que muchas veces los problemas de pérdidas de orina o descenso de vejiga (prolapso) aparecen sobre todo en la menopausia.